Páginas

miércoles, 14 de diciembre de 2016

Un colegio inteligente para alumnos diferentes


El pasado viernes acudí a unas charlas organizadas por la FUNDACIÓN  INGADA que las impartieron  el Dr. Ángel Carracedo y Isabel Orjales. El primero coordina el Grupo de Medicina Genómica de la USC que integra diez grupos de investigación, plataformas tecnológicas de última generación y cerca de 100 miembros, personal investigador de diferentes nacionalidades e Isabel  es Doctora en Pedagogía y Máster en Educación Especial, es profesora del departamento de Psicología Evolutiva y de la Educación de la Facultad de Psicología de la Universidad de Educación a Distancia (UNED), autora de numerosos artículos en revistas y libros sobre el TDAH como Déficit de Atención con Hiperactividad



Ángel Carracedo nos explicó como funciona el genoma humano y quitó cualquier duda sobre el componente genético en el TDAH.
Si las causas de la vida está en los genes, ¿y si pudiésemos entender las causas de todo esto?, que importante seria para tratar o prevenir los problemas y las enfermedades. La vida surge porque la molécula de ADN que es capaz de dividirse y replicarse. En el libro de la vida, hay instrucciones para todo, desde la creación de los órganos, la muerte de las células y también instrucciones para que haya variabilidad y pueda que pueda cambiar “algo” de padres a hijos.
 
Habló del concepto de causa y de que a veces confundimos síntomas con enfermedad o trastorno y comenta que solemos tratar a los síntomas porque desconocemos las causas. Si pudiéramos saber “que causa que”, seria mucho más fácil y los tratamientos más eficaces. Aún así, se nos complica por la diferente respuesta que pueden dar los diferentes individuos a un tratamiento.
Según estudios de este experto queda demostrado que el ADN de una persona con el trastorno de TDAH y el de otra que no sufre el trastorno, son diferentes. Es decir, que el factor genético de este trastorno, del que muchas veces se pone en cuestión ha quedado demostrado.
El TDAH, antes de que se hablara de él, en genética ya se conocía que hay un gen el DRD4, una variante muy común en los bereberes y que se había asociado a la búsqueda de novedad. En las poblaciones nómadas era muy frecuente. En esas poblaciones, ser hiperactivo es una ventaja para sobrevivir, necesitan moverse y ser inquietos. En otros sitios puede ser una desventaja, un sistema educativo rígido lo puede convertir en un trastorno, porque nos da problemas en la vida diaria.



Isabel Orjales despues de comentarnos las razones del por qué la comunidad educativa debe apostar por los niños con TDAH, que es lo que dice la ley sobre este trastorno, que dice el DSMV comentó que:

  • No es un trastorno de la conducta pero puede llevar a él
  • No es fruto de un trauma emocional pero puede llevar a depresión o ansiedad
  • No es fruto de una mala educación pero es fácil que sean niños mal llevados
  • No es fruto de una familia desestructurada pero puede empeorar mucho el cuadro

Para entender el TDAH hay que aceptar

  • Que su inmadurez es más crónica que pasajera
  • El TDAH es diferente ya que los síntomas se modulan (+-) por el entorno y personalidad
  • Los síntomas nucleares mejoran con la edad pero la adaptación puede empeorar
Nos habló del cerebro de un TDAH, de la inmadurez (2-3 años por abajo), del efecto de la educación que puede ser inhibidor o potenciador, que los síntomas mejorar con la edad pero disminuye la adaptación, muy importante empezar la intervención psicoeducativa incluso antes de cerrar el tratamiento, hay que asesorar y entrenar a los padres, hay que entrenar a los profesores para potenciar comportamientos y actitudes positivas, estimular el aprendizaje y afrontar problemas concretos en el aula
Nos ofreció diferentes estrategias para el aula, desterramos mitos, facilitamos su trabajo,  diversificamos la evaluación, ....




No hay comentarios:

Publicar un comentario