Páginas

domingo, 25 de septiembre de 2016

Pautas para profesores que atienden a alumnado TDAH

En su página http://www.mundoprimaria.com/pedagogia-primaria/ Jesús Jarque da unas pautas para el profesorado de primaria que atiende a niños TDAH.

  1. Conocer que es el TDAH y entender a tu alumno. Cuando conocemos al TDAH entendemos perfectamente su comportamiento que no es ni mala educación ni falta de normas (en algunos casos está añadido). Es un trastorno neurobiológico que explica el comportamiento de estos niños.
  2. Asignarle un alumno ayudante. La función de este alumno es recordarle pautas habituales de clase, anotar las tareas para el día siguiente, tocarle el hombro cuando no esté trabajando, animarlo, felicitarlo cuando trabaje,...
  3. Segmentar las tareas. Es posible que un niño con estas características no sea capaz de afrontar 7 u 8 ejercicios seguidos. Pero si le pides que realice solo dos tareas del total, y que una vez realizadas se levante de la mesa y se acerque a enseñártelas, posiblemente sí pueda abordarlas.
  4. Cuaderno único. Reducir los cuadernos a un cuaderno único.
  5. Elegir la pauta y útil de escritura.En general, las hojas cuadriculadas no les ayudan: para muchos de ellos suponen un motivo de confusión y desorganización. La doble pauta les puede resultar asfixiante… parece que, en términos generales, las hoja de una línea son las más adecuadas. escribir con lapicero tiene la ventaja de que se puede borrar, pero en ocasiones, es una herramienta que enlentece la escritura y requiere más esfuerzo. En algunos niños los bolígrafos de tinta de gel, les ayudan por tener una escritura más fluida. Si se equivocan, pueden colocar entre paréntesis los errores. 
  6. Suprimir los enunciados. El sexto consejo es suprimir el  copiar los enunciados de los ejercicios y deberes que los alumnos con TDAH tienen que realizar. 
  7. Usar pizarra de deberes. Los diferentes profesores se coordinan y los alumnos se organizan
  8. Adaptar los exámenes. Aumentar el tamaño de la letra y el espacio para responder; Presentar un ejemplo de resolución de la tarea que se demanda en cada actividad;Simplificar el lenguaje empleado en los enunciados;Presentar al alumno las hojas secuenciadas: en lugar de entregarle las dos o tres hojas de un examen, entregarle solo la primera, cuando termine, la segunda y así sucesivamente; Secuenciarle las preguntas de examen: pedirle que responda solo a la primera o a las dos primeras; dejar que nos la enseñe; animarle a continuar con la tercera y cuarta… y así con las demás;Si un enunciado incluye dos o más acciones, por ejemplo: enumera, subraya y clasifica,presentarle las acciones como enunciados independientes; Rodearle o remarcarle algunas palabras clave de los enunciados de las preguntas: “responde”, “dibuja”…;Utilizar en algunos ejercicios formatos de respuesta breve: tipo test, verdadero-falso…;Dejar la posibilidad de realizar una evaluación oral de todos los contenidos o parte de ellos; Utilizar otros instrumentos de evaluación debidamente ponderados: trabajo en clase, cuadernos, etc.
  9. Preguntar que más sabe del tema. Los niños TDAH saben mucho más de lo que se pregunta en los exámenes, hacerle una última pregunta: "qué más sabes del tema?
  10. La ley 3 por 1. La Ley del 3 a 1consiste en utilizar con él refuerzos positivos en una proporción de tres veces, por cada una que tenemos que recriminar su conducta. Como refuerzos positivos puedes utilizar el prestarle atención cuando está atento o comportándose bien, nombrarlo, elogiarlo, felicitarlo, reconocerle su conducta adecuada: 3 a 1, escribir anotaciones positivas en el cuaderno…