Páginas

domingo, 24 de abril de 2016

Comer en familia



Muchas veces en las entrevistas con los padres, les recomiendo "comer en familia" y si no es posible todos los días le sugiero que lo hagan los domingo pero una comida en familia de las "largas" con postre rico.
Comer en familia es un evento en donde todos se sientan a disfrutar de los alimentos, es el momento perfecto para hablar e interactuar por lo que:
  • esperamos por todos antes de comer,
  • apagamos el televisor,
  • apagamos el móvil 
  • y nos concentramos en nuestros hijos y en el resto de la familia sin riñas, sin enfados. 

Cada vez es más sólida la evidencia científica que relaciona comer en familia con el colegio. Se estima que el 40 por ciento de los niños y adolescentes que lo hacen obtienen calificaciones excelentes y dedican más horas a leer y hacer tareas, mientras que quienes comen menos de tres veces a la semana con su familia tienen el doble de riesgo de tener bajas calificaciones escolares. Este factor puede, incluso, “ayudar a predecir más el éxito académico que si el niño vive con ambos padres”, afirma Ann K. Dolin, presidenta de Educational Connections, Inc., en Washington DC.


Un análisis de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (Ocde), realizado con datos de muchos países, encontró que los estudiantes que no comen con sus papás regularmente se escapan de clase con más frecuencia. Mientras tanto, los que sí lo hacen tienen
  • mejores notas en los exámenes, 
  • cuentan con mayor vocabulario 
  • mejoran sus habilidades de lectura. 
Además, disminuye el riesgo de fumar, tomar alcohol, consumir drogas, mantener relaciones sexuales sin protección e, inclusive, de suicidarse. Así lo indica el Centro Nacional sobre la Adicción y Abuso de Sustancias de la Universidad de Columbia.
 No se sabe la razón de este efecto pero muchas teorías apuntan a que comer con los papás fortalece los lazos afectivos y mejora la comunicación, clave para evitar conflictos y violencia intrafamiliar.

La autora Kathleen T. Morgan, de la Universidad Estatal de Nueva Jersey, Rutgers, en Estados Unidos, afirma que durante las comidas las familias
  •  intercambian opiniones, conversan, 
  • construyen confianza 
  • y aprenden a hablar sin temor. 
  • Alrededor de la mesa los papás pueden forjar mejor su imagen como figuras de autoridad y se crea noción de grupo, pues es un espacio en el que se comparten ideales comunes y se transmite un sentido de pertenencia. “Esta actividad genera en el cerebro de los niños nuevas conexiones neuronales que les permiten mejorar las habilidades de socializar”, según el psiquiatra infantil Germán Casas.

sábado, 9 de abril de 2016

20 maneras para una integración exitosa de un niño ASPERGER en el aula ordinaria

Los maestros que trabajan con estos niños saben que pueden proporcionar un buen ambiente inclusivo para estos niños. Las siguientes sugerencias y consejos están diseñados para ayudar a estos niños en la clase, integrarles y permitirles una capacitación lo más exitosa posible.

1. Ejecute desde el principio el plan de trabajo y los tiempos para llevarlos a cabo.
 Los niños con AS se sienten más cómodos cuando saben qué se espera que hagan y lo que sucede después. Por ejemplo, cuánto tiempo tienen para hacer una tarea, cuanto tiempo falta para el cambio programado de otra tarea etc.. El tiempo es invisible. Los relojes o temporizadores hacen visible el tiempo. Otro aspecto son los materiales didácticos. El niño tiene que saber dónde puede encontrar las tijeras, el pegamento, etc En una atmósfera ordenada y bien estructurada los niños trabajan mejor y se sienten a salvo.

2. Estructure el día y cuelgue en el aula una representación de la rutina diaria.
Si el niño AS ve la rutina diaria frente a él, se siente más seguro, ya que puede ver lo que sucederá a continuación y le será más fácil la transición a la siguiente actividad.

 3. Cuando se vaya a producir un cambio inesperado, escriba al niño de antemano una nota o dele alguna señal de que se va a producir un cambio, por ejemplo, una carta con una estrella. Escribirle qué cambios y cuando, ya que lo inesperado puede provocarle stress y ansiedad, y puede conducirle a estallidos de ira y negación. Si el alumno está informado del cambio, puede prepararse para él. Esta información es mejor proporcionársela de manera visual, que auditiva.

4. Apoye sus observaciones en el aula con tarjetas de imágenes.
Los niños con AS tienen dificultades para recoger lo que se escucha. Usar mapas donde se indiquen los conceptos de forma inteligible - ya sea con dibujos o frases, facilita a los niños para recibir y almacenar mejor la nueva información. A través de la presentación visual y auditiva aprenden mejor los contenidos de aprendizaje. 

5. Establezca expectativas, escriba las normas y cuélguelas en la pared. 
Asegúrese de que los niños han entendido realmente esas expectativas y normas. Al hacerlas visibles, le ofrecen seguridad y aumentan la productividad en el aula.

6. Dar al niño instrucciones verbales y escritas.
Si la clase debe hacer una tarea, proporcione al niño con AS la tarea por escrito con una imagen o palabras.

7. Compruebe con pregunta si el niño ha entendido las instrucciones o deje que él explique la tarea.
 A menudo, los niños parece que han entendido lo que se ha explicado o lo que han leído. Pero puede que se les hayan escapado los detalles importantes o no hayan entendido el contexto. Haga las preguntas específicas sobre la tarea o deje al niño explicar lo que debe hacer con sus propias palabras.

8. Use un cronómetro o una señal para limitar las conversaciones sobre sus intereses especiales. Hacer aparecer una para indicarle que debería volver a su actividad anterior.

9. Dele Tiempo libre cuando termina su trabajo, para dedicarse a sus intereses. 
Los niños con AS a menudo tienen un interés especial (que puede cambiar de vez en cuando), que los mantiene ocupados y del que están constantemente hablando. Utilice este especial interés para motivarlos a ser productivo. Por ejemplo si tiene sus tareas ¿Tiene sus tareas completadas, puede dedicar un tiempo a actividades de su interés.

10. Forme a los otros niños en el trato con el niño de Asperger a nivel cognitivo y social.
Los niños apoyan y aceptan a las personas con diversidad funcional, si se les muestra cómo hacerlo, cómo pueden trabajar y jugar con ellos. A través de juegos de rol, estudios de casos y debates, aprenden cómo tratar a un niño con AS y cómo pueden servirles de apoyo. Esto permite las amistades y promueve la integración.

11. Practique el comportamiento social apropiado con ejemplos y juegos de rol. 
Trabajar de forma continua la conducta social deseada y ayudar a que el niño con AS aprenda los comportamientos esperados de la sociedad. Observar con los los niños ejemplos de buen y mal comportamiento, reconocer los sentimientos, ampliar el repertorio de expresiones faciales del niño, practicar con él diferentes situaciones para que el niño aprenda con el tiempo a decidirse por el comportamiento y la emoción adaptada en cada situación.

12. Enseñe al niño frases socialmente apropiadas para determinadas situaciones.
Personalizar con el niño un pequeño libro sobre situaciones frecuentes en la vida cotidiana y las posibles respuestas a las mismas. Practicar con el niño con juegos de rol, inicialmente con la ayuda y guía del adulto, más tarde, el niño solo. A través de estas situaciones familiares, aumenta la posibilidad para que pueda reaccionar adecuadamente en la vida cotidiana.

13. Permita al niño un montón de oportunidades de situaciones conversacionales y otros contactos sociales.
Los niños con AS necesitan mucha práctica para responder de manera adecuada en situaciones de conversación. También tienen dificultades para hacer el traslado desde el juego de rol a situaciones reales y no saben cómo responder adecuadamente. Es importante cambiar el contexto y practicar con los niños para adaptar su respuesta.

 14. “Historias Sociales” o “guiones sociales"
Otra estrategia, para aprender las habilidades sociales relevantes, los pensamientos, sentimientos y procesos de comportamiento es la aplicación de Comics, Historias, o "guiones sociales". Carol Gray ha desarrollado estos métodos para trabajar con niños autistas. En las conversaciones de los cómics se describe una situación y se muestran las señales sociales, las perspectivas y las reacciones en un estilo y en un formato particular, que incluyen los pensamientos y los globos de texto. A través de esta forma visual, el niño entiende y memoriza mejor las diversas situaciones. Las conversaciones de los Cómics tratan un determinado guion o historia social, favoreciendo con su lectura el aprendizaje por parte del niño de un comportamiento adecuado.

15. Cree "cartas visuales” para el aprendizaje de un comportamiento concreto y las situaciones donde se aplica.
Por ejemplo, en el ordenador está la tarjeta "Después de 10 minutos, le toca a ...." O en el vestuario pone por escrito o con un dibujo cómo y dónde se ponen las chaquetas y los zapatos .Practicar con el niño para que conozca el uso de las tarjetas y no espere que el niño lo sepa por sí solo. La gran ventaja de la visualización es que se puede mantener. Lo hablado, desaparece. Las ayudas visuales pueden verse repetidamente y ayudar a los niños a entender y recordar.

16. Escriba el comportamiento que debe mostrar el niño.
 Por ejemplo, "dibuja en el papel”. “Sería mejor si escribieras la historia”. Los comentarios escritos serán mejor entendidos por el niño con A.S. que los hablados. El uso de plantillas puede ayudar, para escribir historias.

17. Hable con el niño de como sus compañeros de escuela sienten sus comportamientos.
Los niños con AS tienen con frecuencia problemas en la interacción social debido a la falta de "teoría de la mente". En la conversación esta dificultad se muestra más pronunciada. No dominan la conversación, charlan de lo que les viene a la mente, en ocasiones en un grado ofensivo, no escuchan correctamente, no piden, sino simplemente cambian de tema, etc. No se dan cuenta del efecto que producen sobre otras personas. Por lo tanto, es muy importante una reflexión común y debatir para que el niño conozca las consecuencias de su comportamiento. El método de conversación cómic es particularmente adecuado, mediante la visualización.

18. Deje que el niño pueda retirarse a un lugar seguro cuando esté sometido a una hiperestimulación o tenga estrés
Puede ser un rincón tranquilo en el aula (Preferiblemente oscuro, tranquilo, posiblemente blindado y con pequeñas distracciones) donde el niño se sienta seguro y pueda recuperar el control de su cuerpo. Si se ha calmado, puede regresar a la clase.

19. Ayude al niño, a que puede reconocer cuando necesita ayuda.
¿Qué puede hacer si no sabe cómo continuar? ¿Cómo se puede pedir ayuda? Trabaje con los niños diferentes maneras, por ejemplo, como preguntar por dónde deben ir a un determinado lugar, enseñándoles y practicando con frases elaboradas, o como pedir en la escuela, lo que deben hacer, por ejemplo pidiendo que le enseñen una tarjeta para saber lo que tienen que hacer.

20. Sea paciente y esté siempre dispuesto para enseñar y practicar repetidamente el conocimiento de las habilidades sociales.
Los niños con AS necesitan maestros que permanezcan en calma, incluso si la situación se agrava. Ante la tensión y la frustración de los maestros, el niño también reacciona. Mantenga la calma, y el niño se calmará más rápidamente. Los niños con AS necesitan mucha práctica y la repetición de los nuevos conocimientos adquiridos con el fin de tener éxito.

Compilado por Beatrice Lucas
Asesora  de los trastornos del espectro autista en las escuelas
Deutsche Bearbeitung Rahel Heller-Schmid
Aportaciones de Anabel Cornago
Traducción al español de Ignacia María Núñez Gómez

domingo, 3 de abril de 2016

Avances científicos aplicados a la educación: NEUROEDUCACIÓN



Estupendo vídeo que explica de una manera científica  la necesidad de hacer cambios en educación