Páginas

domingo, 4 de enero de 2015

Funciones ejecutivas y TDAH

Recientes estudios demuestran que las dificultades propias del TDAH se encuentran en las funciones ejecutivas.
Las funciones ejecutivas  son aquellas funciones cerebrales que regulan nuestros actos más complejos: planificación, organización, secuenciación, relaciones causales, el razonamiento lógico, el pensamiento deductivo, etc., es decir, aquellas funciones instrumentales que nos permiten llevar a cabo acciones para alcanzar metas y completar acciones secuenciadas, como hacer un examen, movernos por una ciudad nueva, atender a un imprevisto en el hogar, planear una actividad para el fin de semana, etc.

Veamos unos ejemplos del mal funcionamiento de las funciones ejecutivas en un alumno:
INICIACIÓN
·         Excusas para postergar el inicio de la tarea
·         Parece que no escucha cuando le hablan
·         Niega que la alguna tarea señalada haya que hacerla (mentira por evitación de esfuerzo)
·     MEMORIA DE TRABAJO
·         No recuerda lo que tiene que hacer
·         No recuerda como lo tiene que hacer 
·         No recuerda para cuando lo tiene que hacer
·         No apunta las cosas en la agenda
·         Ante instrucciones largas se olvida la mitad
·      INHIBICIÓN
·         En medio de su tarea se distrae y no sabe como seguir
·         Interrumpe a los demás
·         Dice cosas inesperadas
·         Le cuesta frenar sus actos
·      CAMBIO
·         No acepta las correcciones….rabietas
·         Se molesta cuando le cambian los planes
·         No acepta sugerencias
·         Dice las cosas una y otra vez
·      PLANIFICACIÓN ORGANIZACIÓN
·         Le cuesta seguir las instrucciones que se le marca
·         Dificultad en la organización de la tarea
·         Deja todo para el último momento
·         No sabe lo que es prioritario
·         Se olvida de entregar la tarea aunque la tenga hecha
·         No sabe calcular el tiempo que le llevará hacer algo

Como se manifiesta el mal funcionamiento de las funciones ejecutivas en el rendimiento escolar:
  • En la calidad del trabajo: su trabajo suele ser pobre e incompleto, con mala presentación, aunque en ocasiones puedan hacerlo bien. Son muy dependientes del ambiente (organización, estructuración y supervisión).
  • En la cantidad del trabajo: con frecuencia no terminan sus trabajos, tareas, exámenes, etc.
  • En la velocidad del trabajo: muchos niños con TDAH trabajan más despacio, otros se precipitan, lo hacen muy rápido y comenten errores. En general, no revisan sus tareas y, cuando lo hacen, tienen gran dificultad para detectar los errores que cometen durante la ejecución del mismo.
  • En el rendimiento: Su rendimiento puede variar significativamente de un momento a otro e incluso de un día a otro.
  • En la automotivación (autorreforzamiento): Les cuesta mantener el esfuerzo en tareas o actividades que no les proporcionan una recompensa inmediata. Tienen dificultad para trabajar por grandes recompensas a largo plazo, en cambio, necesitan recompensas frecuentes aunque sean irrelevantes. Pueden iniciar una tarea correctamente, pero después de un tiempo están desmotivados y/o cansados y se dejan llevar por estímulos que en esos momentos son más gratificantes e inmediatos, como hablar con un compañero o mirar por la ventana; lo saben hacer, pero hay una incapacidad para inhibir esos estímulos. Se dejan arrastrar por estímulos más divertidos para ellos y recompensas inmediatas.
  • En la regulación del nivel general de alerta: es decir, para centrarse en las demandas del ambiente y del momento (lo que ocurre aquí y ahora). Tienen dificultades para iniciar el trabajo que deben hacer, evitar la distracción y mantenerse atento en situaciones monótonas. Con frecuencia, parece que sueñan despiertos o están en las nubes cuando se supone que deberían estar atentos, concentrados y centrados en una tarea.

Como se manifiesta el mal funcionamiento de las funciones ejecutivas en el comportamiento:
  • Frecuentemente, tienen dificultades para inhibir sus reacciones emocionales frente acontecimientos, tal y como lo hacen los otros de su misma edad. No es que las emociones que experimentan sean inadecuadas, sino que suelen manifestarlas públicamente. No son capaces "de privatizar" sus sentimientos y/o pensamientos, guardarlos y mantenerlos internos
  • En general, aparentan ser menos maduros emocionalmente, más expresivos con sus sentimientos, más exaltados, irascibles y se frustran fácilmente por los acontecimientos, provocando, a veces, dificultades en sus interacciones sociales (baja tolerancia a la frustración). 
  • En la incapacidad de interrumpir sus acciones cuando es evidente que ya no son adecuadas.
  • Los niños con TDAH suelen ser en exceso inquietos y muestran un movimiento excesivo que no es necesario para realizar una tarea determinada. Se manifiesta por un movimiento continuo de manos y pies, tocar cosas, mecerse mientras está sentado y el cambio de postura  constante mientras realiza tareas relativamente aburridas.
  • Los niños más pequeños suelen correr y trepar en exceso u otra actividad motora gruesa. Esto tiende a disminuir con la edad.
  • Los adolescentes con TDAH suelen manifestar más inquietud que sus compañeros de la misma edad y nivel de desarrollo.
Para saber más visita:

No hay comentarios:

Publicar un comentario