Páginas

sábado, 3 de enero de 2015

Diez reglas de oro para cooperar padres y profesores

Las jornadas “Gestionando hijos, saber más para educar mejor” celebradas recientemente en Madrid y destinadas a profesionales de la educación y para padres, trataron sobre los retos de la adecuada educación de los hijos en la sociedad actual.

Eva Bach, pedagoga, profesora y autora del libro “Adolescentes: qué maravilla” afirma que es necesario que los responsables de la educación, padres y educadores, deben remar en la misma dirección y pone diez puntos para cooperar:
  1. Confianza, imprescindible para que los profesores puedan hacer bien su trabajo. Es el punto de partida para que no fallen las relaciones entre escuela y familia.
  2. Sintonía de fondo, un horizonte común, con motivaciones y objetivos coincidentes y si no pueden ser coincidentes completamente, al menos similares o compatibles .
  3. Tener claras las funciones de cada cual. Cada quien en su lugar para poder educar. Los padres no deben decirle a los docentes como tienen que hacer su trabajo y de igual manera al revés, los profesores no deben decir a los padres cómo lo tienen que hacer.
  4. En el cole, las normas del cole, en casa las nuestras, en casa de los abuelos, las de los abuelos… no hace falta que todos estemos siempre de acuerdo en todo. Lo importante son las motivaciones de fondo. 
  5. Comunicación asertiva. Ser exquisitos en el fondo y en las formas cuando nos dirigimos a los profesores de nuestros hijos. También en todas las relaciones de nuestra vida, con los hijos, con la pareja, con los amigos. Respeto aunque no estemos de acuerdo.
  6. Los profesores menos brillantes también educan. “Incluso un reloj estropeado está acertado dos veces al día, Paulo Coelho”. Aunque un profesor no nos guste, no significa que no valga, debemos confiar en que harán bien su trabajo y transmitirlo así a sus hijos, no dejando ver sus posibles diferencias.
  7. Responsabilizar a nuestros hijos. Es tarea suya aprender a llevarse bien con sus profesores. No enfrentarles ni intervenir en sus relaciones con los educadores, solo si hay tratos vejatorios actuaremos.
  8. Contagio emocional positivo de los padres a los hijos acerca de sus maestros. ‘Tu nuevo profe me gusta´, ‘Me gusta esto de tu profe´. Trasmitir calidez, empatía, buscar cosas buenas de los profesores para transmitirlo a los hijos.
  9. Ser buenos aliados de los profesores de nuestros hijos. No aliarnos con los hijos contra los profesores, sino con los profesores a favor de nuestros hijos.
  10. Es labor de los padres revalorizar el prestigio social del profesorado. Hay una sola profesión en el mundo que enseña a desarrollar a todas las demás.

No hay comentarios:

Publicar un comentario