Páginas

domingo, 11 de enero de 2015

Como aplicar el Refuerzo Positivo

Uno de los grandes retos de los padres y madres es tratar de cambiar conductas no deseadas de sus hijos. Las técnicas de modificación de conducta se fundamentan en las teoría del aprendizaje, según las cuales la conducta depende de sus consecuencias:
  • toda conducta que tiene una consecuencia agradable tiende a repetirse
  • toda conducta que no es seguida de una consecuencia agradable tiende a perderse.
En base a esta máxima: si algo nos agrada ...., si alguien nos elogia lo que hacemos ..., si nos premian nuestra acción ..., si elogian lo que decimos ..., si nos ríen ..., si nos hacen una caricia ... REPETIMOS; es por el contrario, si quedamos disgustados ..., si critican nuestro comportamiento ... si nos gritan o nos insultan ..., si no sacamos ningún beneficio de lo que hacemos ..., si lo que hacemos nos perjudica o nos hace daño. ... ABANDONAMOS.


Así pues las técnicas de modificación de conducta son un conjunto de estrategias que utilizan el refuerzo y el castigo para establecer o incrementar las conductas deseadas y reducir o eliminar los comportamientos no apropiados.


Los principales técnicas de modificación de conducta son:

1. -PARA INCREMENTAR CONDUCTAS
Refuerzo positivo:
· Elogio
· Atención
· Contacto físico
· Recompensas y privilegios
. La ley de la abuela


2. -PARA DISMINUIR CONDUCTAS
Extinción
Coste de respostaIllamento



3. -COMBINADOS
Economía de fichas 

Contrato de conducta

REFUERZO POSITIVO
El buen comportamiento, la disciplina, depende más de las consecuencias positivas que se derivan de ello que del miedo a los castigos; por lo tanto, es un error identificar disciplina con empleo exclusivo del castigo.
Es muy importante prestar atención y reforzar las conductas adecuadas que normalmente nos pasan desapercibidas. Si sólo se responde a las malas conductas, tal y como hacemos con mucha frecuencia, se crea un círculo vicioso de "mal comportamiento" mantenido por la atención del padre/madre.
Ejemplo: Está comprobado que es muy eficaz elogiar el comportamiento de estar sentado, mientras que ordenar repetidamente "sentarse" aumenta la frecuencia de "estar de pie".
Requisitos de aplicación:
· Identificar claramente el comportamiento correcto
· Aplicar el refuerzo positivo inmediatamente después de la emisión de la conducta adecuada.
· Aplicar el refuerzo frecuentemente.


REFUERZO POSITIVO: EL ELOGIO
Premisas para su correcta aplicación:

  • Debe ser descriptiva: Se nombrará con claridad la conducta, especificando aspectos concretos: "Luis, está muy bien recoger los papeles del suelo", "Gracias por ayudarme a limpiar la mesa", "Me parece genial que compartas los colores con el tuyo hermana" ...
  • Pero también es conveniente combinar estas alabanzas específicas con las de tipo genérico: "Me siento orgulloso de ti"
  • Debe incluir comentarios positivos y motivadores para el niño o niña: "Paula, hiciste un trabajo excelente en el ejercicio de matemáticas: los números están perfectos y las columnas bien ordenadas".
  • Deben elogiarse los comportamientos positivos, aunque sean poco importantes o nos parezcan normales y no dignos de mención, tales como: atender, estar quietos ...
  • El elogio debe ser sincero, centrándose sólo en lo que está bien hecho. Si está bien parte de la tarea y la otra mal, se elogiará  la parte positiva y luego se le dirá lo que está mal y debe repetir: "La cama está bien hecha, ahora tienes que limpiar bien el suelo".
  • El tono del elogio debe ser agradable y es muy importante evitar a toda costa cualquiera tipo de sarcasmo o comentario negativo, como por ejemplo: "Menos mal que acabaste haciendo la cama" "Luis, hoy lo comiste todo, casi no lo puedo creer"
  • No deben incluirse nunca referencias a una mala conducta pasada del alumno/a: "Buen trabajo, Manuel, no sé por qué no lo hiciste así de bien antes, no como el que hiciste el otro día ..."
  • Se debe cambiar la alabanza para evitar la monotonía: "Está muy bien, es original, me gusta..."
REFUERZO POSITIVO: LA ATENCIÓN
La atención que se le presta a los niños y niñas es un reforzador muy poderoso, por eso hace falta estar muy atentos para no emplearla de forma contingente a comportamientos inadecuados, contribuyendo a aumentarlos o perpetuarlos. En estos casos es preferible la retirada sistemática de atención.
Procedimientos para prestar atención ante conductas positivas:
  • Mirar al niño/a
  • Sonreirle
  • Hacerle un comentario rápido o preguntarle algo
  • Mantener con él un parloteo breve
  • Realizar junto con él alguna actividad
  • Etc.
REFUERZO POSITIVO: EL CONTACTO FÍSICO
También es un reforzador muy potente, especialmente con los niños más pequeños.
Formas de contacto:

  • Sentarse cerca del niño
  • Sentarlo en las rodillas
  • Abrazarlo/a
  • Besarlo
  • Hacerle cosquillas
  • Palmada cariñosa
  • Participar con el niño/la en juegos que implican contacto físico (Por ejemplo, subir a caballo)
REFUERZO POSITIVO: RECOMPENSAS Y PRIVILEGIOS
Pautas para la correcta utilización:

  • Identificar las recompensas y privilegios apropiadas para cada sujeto, dado que los que son reforzantes para unos pueden no serlo para otros. Un buen método para acertar consiste en observar qué refuerzos escoge cada individuo libremente: jugar al fútbol, uso de un determinado juguete, leer cuentos, escuchar historias que cuenta el/a profesor/a ...
  • No fomentar el uso de chantajes por parte del niño: no se puede reforzar el abandono de una conducta inapropiada que el niño emite sólo para obtener recompensas por dejarla.
    • "Manuel, siéntate inmediatamente"
    • Manuel se ríe y sigue de pie por la cocina
    • "Manuel, si te sientas te doy un cromo"
    • Manuel se sienta
  • Las recompensas deben darse siempre inmediatamente después de la emisión de la conducta deseada, nunca antes. No sirve de nada la administración del refuerzo ante la promesa de realizar luego la conducta deseada: "Si me prometes hacer luego los deberes, te dejo ver la tele".
  • Las recompensas y privilegios deben ser usados consistentemente, ya que el cambio de conducta no acostumbra a ser inmediata, lleva un tiempo.
  • Las recompensas y privilegios deben variarse para evitar la habituación
  • Deben darse en proporción a la importancia y a la dificultad de las conductas que se quieren premiar
LA LEY DE LA ABUELA
Consiste en exigirle al niño que haga algo que no le gusta como condición indispensable para conseguir algo que le gusta: 
  • "Podrás comer la tarta cuando comas el pescado", 
  • "Si terminas el ejercicio de matemáticas podrás ver la tele", 
  • "No podrás salir al patio hasta que recojas tus cosas"
Esta ley funciona mejor si las consignas se dan de forma positiva y tranquila, no de manera impositiva, gritando o alterados, ya que provocan reacciones negativas en los sujetos. No se debe decir:"¡Tienes que terminar la tarea para poder salir!", "Tus compañeros ya están fuera, tú saldrás cuando termines". ...






2 comentarios: