Páginas

domingo, 25 de enero de 2015

Redes: el aprendizaje social y emocional

Uno de los grandes descubrimientos de las últimas décadas es que se pueden educar las emociones y el comportamiento.
Un niño que conoce y sabe gestionar sus emociones no sólo obtendrá mejores resultados académicos, sino que estará más preparado para el mundo laboral.
Mediante programas probados científicamente, es posible desarrollar lo que llaman habilidades para la vida, es decir, una serie de destrezas en el ámbito social,  emocional y ético, que complementan y optimizan las habilidades cognitivas e intelectuales.
Elsa Punset charla con el psicólogo y experto en educación emocional René Diekstra

jueves, 22 de enero de 2015

Los celos infantiles

1.-Estrategias para prevenir y resolver los conflictos entre hermanos: 
El clima familiar es muy importante; si predomina el amor y la confianza, éstos darán lugar a un mejor entendimiento entre todos y es el mejor antídoto contra los celos.
Conviene propiciar afecto y compartir con los hijos todos los acontecimientos haciéndoles partícipes de proyectos comunes, ilusiones, valores de la propia familia. Si se estimula la expresión sincera de sentimientos y emociones, se liberan miedos, tristezas...
Es muy conveniente habituarles a compartir las responsabilidades diarias. Es necesario propiciar actividades en las que colaboren todos. Cada hijo puede ayudar al otro en lo que sabe o puede hacer, participando en la misma tarea. 
Promover juegos donde tomen parte todos (juegos de mesa, de calle, prendas...). También realizar excursiones y viajes; es decir "hacer familia".
Favorecer las tertulias y sobremesas donde se comentan anécdotas, historias familiares y donde se da la oportunidad de participar a todos los hijos.
Enseñarles a pedir las cosas por favor, a dar las gracias, y a pedir perdón, algo muy inusual en nuestra sociedad, pero muy necesario.
Autoridad en la familia que por una parte proteja, oriente, ayude y estimule, y por otra parte que exija límites claros y adecuados. En definitiva, darles la seguridad de que son amados pero con la exigencia de que aporten a los demás.

2.-Causas de los celos infantiles.
Los celos infantiles pueden tener su origen en una o varias de las causas que expongo a continuación:
a) Los privilegios que se otorgan a los hijos según el lugar que ocupan en la familia. A veces se le conceden al hermano mayor por su edad, y en otras ocasiones se propician más al menor. El primer hijo, al estar acostumbrado a ser el único y recibir el afecto y atención de padres y familiares, se puede sentir desplazado cuando aparece un hermano con el que debe compartir esas atenciones y afecto. En ocasiones, el hermano menor se siente menos privilegiado por no tener las concesiones que los padres hacen al mayor. Los hermanos que ocupan lugares intermedios en el orden de edad, suelen sentirse en segundo plano y buscan con más insistencia amistades fuera del núcleo familiar.
b) El momento evolutivo del hijo.
Si aparece un hermano cuando el anterior está en la fase de "apego" a la madre y requiere aún muchos cuidados, es probable que reaccione con un comportamiento celoso, demandando más atención.
c) La preferencia de los padres hacia un nuevo hijo de sexo diferente.
Suele ocurrir en algunas familias que con la llegada de un hijo de sexo diferente, los padres tienden a manifestar una gran satisfacción y al colmar los deseos de éstos, el hermano se encuentra desplazado y sufre por ello. 
d) Las características distintivas de los hermanos.
Si hay dificultades físicas, intelectuales, de personalidad en uno de los hermanos, los demás pueden sentirse menos atendidos y aparecer conductas celosas. Y al contrario, si en el hogar hay un hermano muy dotado (en capacidades y habilidades, simpatía,...), los familiares, vecinos y amigos lo supervaloran, sintiéndose relegados los demás hermanos.
e) La dependencia afectiva del hijo o de la hija con uno de los cónyuges, en ocasiones da lugar a la rivalidad con el otro cónyuge.
f) El nivel de sensibilidad de los hijos.
Ante la misma situación o acontecimiento, unos responden de forma alarmante y sin embargo otros apenas presentan reacción.

3. Manifestaciones más frecuentes.
*Signos de infelicidad y/o frustración: lloro frecuente y sin motivo aparente, momentos de tristeza, preguntas alusivas a sí se le quiere o no.
*Negativismo: responder con un NO, a propuestas que antes aceptaba, a veces sin escuchar lo que se le expone y/o pide.
*Cambios en el desarrollo del lenguaje: habla infantil imitando el lenguaje del pequeño, repetición de palabras y frases, tartamudeo.
*Escaso apetito: come menos que antes y se niega a probar alimentos que antes pedía.
*Sueño irregular: en general pide ir a la cama de los padres, o solicita compañía en la suya, llama frecuentemente a un adulto.
*Cambio de estado de ánimo sin causa aparente: pasa de quietud a intranquilidad, de alegría a tristeza, de actividad a inactividad.
*En casos extremos pueden aparecer manifestaciones de tipo orgánico: vómitos, anorexia, mareos, terrores nocturnos, insomnio etc
*En ocasiones adoptan conductas desafiantes hacia los padres/madres, familiares y profesores, menosprecian a compañeros, se aíslan socialmente, muestran pruebas de afecto exageradas...
4.-Pautas de intervención.
A continuación presentamos una serie de consejos que eviten la aparición y/o mantenimiento de conductas celosas dentro de la familia.
4.1. Evitar: (en la medida de lo posible)
      • Los gritos y las descalificaciones
      • Las atenciones y dedicación excesivas.
      •  Privilegios a unos hijos frente a otros.
      • Comparaciones entre los diferentes hijos.
      • Intromisiones en los conflictos de los hijos y tomar partido en ellos (siempre que no haya agresión).
      • Atenciones y recompensas al "chivato".
      • Comentarios de vecinos, amigos y familiares haciendo comparaciones de vuestros hijos.
      • Un trato irónico, o risa y burla ante conductas inadecuadas.
      • Que el hijo mayor deba asumir en todo momento la responsabilidad del cuidado del hermano menor.
      •  La competitividad entre hermanos.
      •  Tomar en cuenta las conductas propias de bebé (impropias de la edad). 
4.2. ¿Qué debemos hacer?.
Procurar realizar las conductas que exponemos a continuación:
     -Fomentar la cooperación entre los hermanos. ( en las tareas de la casa, recados, en situaciones de juego ..)
    -Observar y reflexionar sobre las conductas celosas de nuestros hijos y reaccionar sin darles excesiva importancia.
      -Tratar con afecto y atención frecuentes a tus hijos para que perciban que son queridos
      -Favorecer el juego con todos los hijos (para lograr una mayor armonía entre los hermanos).
      -Promover un clima de sosiego y tranquilidad en todos los momentos posibles.
      -Analizar entre los adultos las causas posibles de los celos y las distintas soluciones.
      -Educar a los hijos en el control de sus emociones: aprender a soportar pequeñas frustraciones, alegrarse del éxito de los demás, responder con tranquilidad ante situaciones adversas, enseñarle a aceptar sus incapacidades y dificultades con optimismo.
      -Respetar la autoridad de los padres y admitir los límites establecidos en la familia. Conseguir que se acepten las normas de casa de forma democrática. Resulta necesario conseguir que se respeten aquellas normas que la unidad familiar estime imprescindibles. No obstante, si algún hijo se rebela, conviene que los padres expliciten los límites de la convivencia familiar.
       - Respetar el espacio de juego e intimidad de cada hijo.
      -Estimular a los hijos para que expresen lo que sienten con libertad y puedan compartir tristezas y alegrías.
      -Estimular a los hijos y darles seguridad.

4.3. Consejos y orientaciones para las familias ante la llegada de un nuevo hermano u hermana:
      •  Hacer partícipe a los hijos de las tareas que conlleva la llegada de su hermano: Preparar la cuna y habitación, adquirir la ropa...
      • Valorar a los hijos tras la realización de estas tareas; más por la actitud que manifiestan que por el resultado final.
      • Resaltar la importancia de tener hermanos y de la felicidad que esto comporta en el juego, en las labores diarias, en la alegría de la casa y de las reuniones familiares...
      • Advertir a los familiares que en las visitas que nos realicen eviten expresiones del tipo: "ahora si que vas a tener que compartir", o "ya sabes, lo tendrás que cuidar porque el niño será muy pequeño y tu ya eres mayor" etc...
      •  Así mismo incitarles a que sus expresiones hagan alusión a aspectos positivos referidos al nuevo hermano: "te vas a divertir mucho", "con un hermano vas a poder jugar cuando se haga un poco más grande" etc. ..
      • Debemos evitar la coincidencia de llevar al mayor a una escuela infantil cuando nace otro/a hermano/a. Es preferible adelantar o retrasar esta entrada para que no asocie: nace mi hermano = salgo de casa. 

4.4. Tras el nacimiento de un nuevo hermano:
-Evitar frases que recriminen sus acciones: "No lo toques", "Aléjate que no me fío de ti", "Que se te va a caer"..
-Estimular con expresiones positivas todo acercamiento: "Qué bien lo cuidas" "Eres muy responsable", "Ven que lo vas a bañar muy bien".
-Involucrar a los hermanos en las tareas de cuidado, higiene, alimentación etc.
-Buscar espacios para atender de forma preferente a los hermanos en el momento del nacimiento del nuevo bebé y en el período posterior. Las personas adultas solemos dirigirnos rápida y casi exclusivamente al recién nacido, relegando la atención a los demás hermanos; sin embargo, son éstos los que pueden manifestar conductas celosas y no el recién nacido que no es consciente del momento.
-Procurar dar afecto a los hijos sin distinción de edad. En nuestra sociedad solemos prestar excesiva preferencia afectiva al niño pequeño omitiendo de forma bastante brusca e inconsciente la atención a los hermanos mayores.
-Valorar a nuestros hijos delante de familiares y visitas, tratando de omitir todo comentario negativo sobre ellos.

5. Conclusiones.
En la mayoría de las situaciones en las que se detectan conductas celosas, éstas pueden considerarse como manifestaciones naturales, respuestas propias de la edad y debemos entender la aparición de estos "miedos" como un proceso de adaptación y maduración en la evolución normal de los niños y niñas.
Una vez identificadas en el hogar conductas celosas entre los hijos, y si al transcurrir un tiempo razonable no se constata una evolución satisfactoria, sería conveniente recurrir a la ayuda de un profesional.

Si los padres transmiten seguridad y afecto, los celos irán dando paso a una relación amistosa entre hermanos. La cooperación de todos y un clima familiar donde se dan oportunidades para participar, contribuirá a que la rivalidad entre hermanos vaya disminuyendo progresivamente.

sábado, 17 de enero de 2015

Problemas de sueño en la infancia

Muchos padres de Educación Infantil acudían al Departamento de Orientación preguntando sobre problemas de sueño de sus hijos sobre todo pesadillas y terrores nocturnos.

Bajo el nombre de parasomnias se agrupan todos los fenómenos que se producen durante el sueño, interrumpiéndolo o no, y que son una mezcolanza de estados de sueño y vigilia parcial: sonambulismo, terrores nocturnos, pesadillas, bruxismo, somniloquia y movimientos de automecimiento. 
Por regla general y durante la infancia, las parasomnias no son graves, aunque hay que reconocer que pueden perturbar la vida familiar. La edad en la que tienen mayor incidencia es entre los 3 y los 6 años.

PESADILLAS
Siempre se producen en la segunda mitad de la noche, normalmente al amanecer, y son sueños que generan ansiedad en el niño, que por culpa de ellos se despierta angustiado, gritando y asegurando tener miedo. 
La ventaja de las pesadillas es que el niño es capaz de explicarlas: «Jorge me ha pegado», «El perro me muerde», «El lobo me quiere comer». Esto permite que sus padres puedan asegurarle, por ejemplo, que Jorge o el lobo no están y que «éste es tu cuarto y duermes con Pepito y tus cosas, Papá y mamá están cerca y no tienes por qué tener miedo», de forma que el niño se quede tranquilo.
Por regla general, los episodios duran unas semanas y están relacionados con algún fenómeno externo que ha causado inquietud en el pequeño. Si el niño está traumatizado por algo en concreto, se vuelven repetitivos. Por ejemplo, si lo obligáis a comer y cada comida se convierte en un drama, si se siente acosado de alguna manera… las pesadillas reflejan esa angustia. A medida que disminuye la ansiedad diurna, los episodios también decrecen en intensidad y frecuencia.
Si vuestro hijo tiene pesadillas, no hace falta que consultéis con un médico; basta con que le ayudéis a tranquilizarse: dándole seguridad, vuestro hijo se calmará y lo superará. Lo que no es aconsejable es que llevéis al niño a vuestra cama, porque estropearíais el buen hábito del sueño.

TERRORES NOCTURNOS
Se producen en la primera mitad de la noche, es decir, asociados a un sueño muy profundo, y se caracterizan porque el niño se despierta bruscamente y empieza a gritar como si estuviera sufriendo de una forma sobrehumana. Cuando los padres acuden en su ayuda, lo que ven es a un niño pálido, con sudor frío, aterrorizado y que es incapaz de contactar con la realidad. Por mucho que le digan, el niño no les reconoce y los padres, si no saben qué son los terrores nocturnos, creen que poco menos se va a morir. Sin embargo, no pasa nada: el niño no reacciona, no es consciente de lo que ocurre, porque está profundamente dormido, y no hay más.
Este «horror» suele durar entre 2 y 10 minutos; si os ocurre, no intentéis despertar a vuestro hijo, porque es prácticamente imposible que lo logréis —está profundamente dormido— y, de conseguirlo, sólo empeoraríais las cosas. Al día siguiente, a diferencia de las pesadillas, no se acordará de nada.
¿Qué hacer? Quedaos junto a él para vigilar que no se caiga si se mueve, pero nada más. No tenéis más remedio que esperar a que se le pase intentando mantener la calma. Al igual que las pesadillas, los terrores nocturnos suelen aparecer alrededor de los 2-3 años y ceden espontáneamente al llegar a la adolescencia.
Una advertencia: si acudís y deja de llorar, no se trata de un terror nocturno, sino que está utilizando esa acción para lograr una reacción por vuestra parte. Hay que reeducar su hábito del sueño.
 
SONAMBULISMO
Un caso típico sería el de un niño de 4 o 5 años, que se levanta de la cama, enciende la luz y, andando torpemente y con los ojos abiertos, se dirige al lavabo a hacer pipí, pero en lugar de hacerlo en la taza, lo hace en la bañera o en un zapato (que no os sorprenda, ¡no sería la primera vez que ocurre!). Acto seguido, vuelve a su cuarto, apaga la luz, se mete en cama y sigue durmiendo. A la mañana siguiente no se acuerda de nada.
Este fenómeno suele producirse durante las 3 o 4 primeras horas de sueño y se trata de la repetición automática de conductas aprendidas durante el día, pero estando profundamente dormido, lo que explica que el sonámbulo actúe de una forma torpe e incongruente. La causa de estos episodios se desconoce y no existe un tratamiento para evitarlos. Suele ser más frecuente en las familias con antecedentes de sonambulismo y normalmente desaparece durante la adolescencia.
Dicho esto, es bueno que sepáis que se trata de una alteración benigna y, sobre todo, que no es tan peligrosa como suele creerse. Un sonámbulo nunca se tira por la ventana, en todo caso se confunde y sale por la ventana creyendo que es una puerta. Por ello, si vuestro hijo lo es, deberéis adoptar medidas de seguridad para evitar cualquier accidente fortuito.
¿Qué más hay que hacer? Salvo intentar reconducirlo a la cama, nada. No debéis despertarlo. Aunque no es verdad que pueda morirse del susto, como se cree erróneamente, le aturdiríais: él está durmiendo profundamente y no entendería qué sucede. Lo mejor, pues, es hablarle muy despacio y utilizando frases sencillas: «Vamos a la cama», «Ven conmigo…». No le hagáis preguntas ni intentéis conversar con él. Una vez acostado, dejadlo tranquilo.

BRUXISMO
El bruxismo, también conocido como rechinar de dientes se produce a causa de la tensión acumulada en la zona de la mandíbula que, durante el sueño, produce una descarga de ésta, provocando ese ruido que tanto preocupa a los padres. Sólo habréis de actuar si la contractura es tan importante que provoca daños en los dientes. Para evitarlo, debéis pedir a vuestro dentista que le haga una prótesis dentaria y colocársela a vuestro hijo cada noche. Si no es el caso, no hace falta que hagáis nada: a medida que crezca, el bruxismo desaparecerá.
SOMNILOQUIA
Puede que vuestro hijo grite, llore, ría o hable en sueños, preferentemente durante la madrugada. Lo habitual es que diga palabras sueltas, inteligibles o no, o frases muy cortas, que al día siguiente ni recordará. No hay que hacerle caso porque está durmiendo. ¿Posibles problemas? Que si comparte habitación con alguien, no lo deje dormir, o que si grita, se despierte a sí mismo, aunque en este caso debería ser capaz de volver a conciliar el sueño solo.
MOVIMIENTOS DE AUTOMECIMIENTO
Los más frecuentes son los golpes de la cabeza sobre la almohada y el balanceo de todo el cuerpo estando el pequeño boca abajo. Al parecer se trata de una conducta aprendida para relajarse y conciliar el sueño. Este balanceo, que puede acompañarse de sonidos guturales, suele iniciarse hacia los 9 meses y raramente se prolonga más allá de los 2 años.
Los padres suelen asustarse por la espectacularidad de estos movimientos, que pueden provocar mucho ruido e incluso desplazar la cuna. Sin embargo, no han de preocuparse, salvo que el niño se haga daño. Si se lastima, hay que adoptar medidas para evitarlo. Por ejemplo, si golpea la cabecera de la cuna, «acolchársela» con almohadones, de forma que al golpearse no se haga daño. Si eso le basta, perfecto, pero si ya no logra tranquilizarse o decide darse en los barrotes, consultad con un psicólogo para descartar una posible psicopatología. Otra señal de alarma: que durante el día también se balancee constantemente.
RONQUIDOS

Aunque no se trata de una parasomnia, hay que decir algo
sobre el ronquido, ya que del 7 al 10 por ciento de los niños son roncadores habituales. Si es el caso de vuestro hijo, tened en cuenta que es conveniente que consultéis con un especialista si lo hace de forma persistente y, sobre todo, si notáis que durante el sueño respira con la boca abierta y con cierta dificultad.


No dejes de visitar:
Pesadillas y terrores nocturnos de Jesús Jarque
Nuestro hijo tiene terrores nocturnos¿Qué hacemos? de Jesús Jarque
¿Qué son las pesadillas? Jesús Jarque
Trastornos del sueño en la niñez de Rocío Sánchez-Carpintero Abad 
Trastornos del sueño en el niño: identificación y herramientas para su manejo.Susana Alberola López


jueves, 15 de enero de 2015

Decálogo del buen estudiante

Para estudiar bien hay que entrenar con constancia y sin desanimarse…… como en el fútbol.

Practica estos diez consejos y verás los resultados…..te lo dicen los “expertos” en la materia.

1.-Aprovecha el tiempo en clase: gran parte del éxito en los estudios se debe al tiempo de clase.

2.-Tu lugar de estudio debe estar ordenado: ten todo lo que vas a necesitar, para no levantarte continuamente, y quita todo lo que pueda distraerte.

3.-Tu lugar de estudio debe estar aislado y con buena luz: no te dejes tentar por la música ni por la presencia de tu hermanito.

4.-Tienes que dedicar un tiempo diario al estudio: el viejo truco de “no tengo deberes” no cuela. Fija un tiempo mínimo y una hora para empezar.

5.-Tu tiempo diario debe estar planificado: no hagas solamente lo que te gusta. Divide los tiempos por materias, con un pequeño descanso cada hora, ¡Y CUMPLE! Fuera las ideas parásitas (“me estoy perdiendo mi programa de TV favorito”, etc)

Para estudiar bien, se necesita como en el deporte unas técnicas. Hay van cinco muy importantes:


6.-Prelectura: lee primero de corrido, para hacerte una idea rápida de la lección.

7.-Vuelve a leer despacio. Esta vez usa el lápiz, subrayando las ideas principales. Las palabras que no entiendas míralas en el diccionario.

8.-Haz un esquema por escrito. Resumiendo las ideas de la lección con el menor número posible de palabras.

9.-Repite la lección sin mirar y comprueba que te la sabes con tus propias palabras.

10.-No te olvides de repasar. ¡Sin mirar al libro!.....y no te creas torpe cuando pienses: “si ayer me lo sabía”








No dejes de visitar esta fabulosa página picando en la imagen





domingo, 11 de enero de 2015

Como aplicar el Refuerzo Positivo

Uno de los grandes retos de los padres y madres es tratar de cambiar conductas no deseadas de sus hijos. Las técnicas de modificación de conducta se fundamentan en las teoría del aprendizaje, según las cuales la conducta depende de sus consecuencias:
  • toda conducta que tiene una consecuencia agradable tiende a repetirse
  • toda conducta que no es seguida de una consecuencia agradable tiende a perderse.
En base a esta máxima: si algo nos agrada ...., si alguien nos elogia lo que hacemos ..., si nos premian nuestra acción ..., si elogian lo que decimos ..., si nos ríen ..., si nos hacen una caricia ... REPETIMOS; es por el contrario, si quedamos disgustados ..., si critican nuestro comportamiento ... si nos gritan o nos insultan ..., si no sacamos ningún beneficio de lo que hacemos ..., si lo que hacemos nos perjudica o nos hace daño. ... ABANDONAMOS.


Así pues las técnicas de modificación de conducta son un conjunto de estrategias que utilizan el refuerzo y el castigo para establecer o incrementar las conductas deseadas y reducir o eliminar los comportamientos no apropiados.


Los principales técnicas de modificación de conducta son:

1. -PARA INCREMENTAR CONDUCTAS
Refuerzo positivo:
· Elogio
· Atención
· Contacto físico
· Recompensas y privilegios
. La ley de la abuela


2. -PARA DISMINUIR CONDUCTAS
Extinción
Coste de respostaIllamento



3. -COMBINADOS
Economía de fichas 

Contrato de conducta

REFUERZO POSITIVO
El buen comportamiento, la disciplina, depende más de las consecuencias positivas que se derivan de ello que del miedo a los castigos; por lo tanto, es un error identificar disciplina con empleo exclusivo del castigo.
Es muy importante prestar atención y reforzar las conductas adecuadas que normalmente nos pasan desapercibidas. Si sólo se responde a las malas conductas, tal y como hacemos con mucha frecuencia, se crea un círculo vicioso de "mal comportamiento" mantenido por la atención del padre/madre.
Ejemplo: Está comprobado que es muy eficaz elogiar el comportamiento de estar sentado, mientras que ordenar repetidamente "sentarse" aumenta la frecuencia de "estar de pie".
Requisitos de aplicación:
· Identificar claramente el comportamiento correcto
· Aplicar el refuerzo positivo inmediatamente después de la emisión de la conducta adecuada.
· Aplicar el refuerzo frecuentemente.


REFUERZO POSITIVO: EL ELOGIO
Premisas para su correcta aplicación:

  • Debe ser descriptiva: Se nombrará con claridad la conducta, especificando aspectos concretos: "Luis, está muy bien recoger los papeles del suelo", "Gracias por ayudarme a limpiar la mesa", "Me parece genial que compartas los colores con el tuyo hermana" ...
  • Pero también es conveniente combinar estas alabanzas específicas con las de tipo genérico: "Me siento orgulloso de ti"
  • Debe incluir comentarios positivos y motivadores para el niño o niña: "Paula, hiciste un trabajo excelente en el ejercicio de matemáticas: los números están perfectos y las columnas bien ordenadas".
  • Deben elogiarse los comportamientos positivos, aunque sean poco importantes o nos parezcan normales y no dignos de mención, tales como: atender, estar quietos ...
  • El elogio debe ser sincero, centrándose sólo en lo que está bien hecho. Si está bien parte de la tarea y la otra mal, se elogiará  la parte positiva y luego se le dirá lo que está mal y debe repetir: "La cama está bien hecha, ahora tienes que limpiar bien el suelo".
  • El tono del elogio debe ser agradable y es muy importante evitar a toda costa cualquiera tipo de sarcasmo o comentario negativo, como por ejemplo: "Menos mal que acabaste haciendo la cama" "Luis, hoy lo comiste todo, casi no lo puedo creer"
  • No deben incluirse nunca referencias a una mala conducta pasada del alumno/a: "Buen trabajo, Manuel, no sé por qué no lo hiciste así de bien antes, no como el que hiciste el otro día ..."
  • Se debe cambiar la alabanza para evitar la monotonía: "Está muy bien, es original, me gusta..."
REFUERZO POSITIVO: LA ATENCIÓN
La atención que se le presta a los niños y niñas es un reforzador muy poderoso, por eso hace falta estar muy atentos para no emplearla de forma contingente a comportamientos inadecuados, contribuyendo a aumentarlos o perpetuarlos. En estos casos es preferible la retirada sistemática de atención.
Procedimientos para prestar atención ante conductas positivas:
  • Mirar al niño/a
  • Sonreirle
  • Hacerle un comentario rápido o preguntarle algo
  • Mantener con él un parloteo breve
  • Realizar junto con él alguna actividad
  • Etc.
REFUERZO POSITIVO: EL CONTACTO FÍSICO
También es un reforzador muy potente, especialmente con los niños más pequeños.
Formas de contacto:

  • Sentarse cerca del niño
  • Sentarlo en las rodillas
  • Abrazarlo/a
  • Besarlo
  • Hacerle cosquillas
  • Palmada cariñosa
  • Participar con el niño/la en juegos que implican contacto físico (Por ejemplo, subir a caballo)
REFUERZO POSITIVO: RECOMPENSAS Y PRIVILEGIOS
Pautas para la correcta utilización:

  • Identificar las recompensas y privilegios apropiadas para cada sujeto, dado que los que son reforzantes para unos pueden no serlo para otros. Un buen método para acertar consiste en observar qué refuerzos escoge cada individuo libremente: jugar al fútbol, uso de un determinado juguete, leer cuentos, escuchar historias que cuenta el/a profesor/a ...
  • No fomentar el uso de chantajes por parte del niño: no se puede reforzar el abandono de una conducta inapropiada que el niño emite sólo para obtener recompensas por dejarla.
    • "Manuel, siéntate inmediatamente"
    • Manuel se ríe y sigue de pie por la cocina
    • "Manuel, si te sientas te doy un cromo"
    • Manuel se sienta
  • Las recompensas deben darse siempre inmediatamente después de la emisión de la conducta deseada, nunca antes. No sirve de nada la administración del refuerzo ante la promesa de realizar luego la conducta deseada: "Si me prometes hacer luego los deberes, te dejo ver la tele".
  • Las recompensas y privilegios deben ser usados consistentemente, ya que el cambio de conducta no acostumbra a ser inmediata, lleva un tiempo.
  • Las recompensas y privilegios deben variarse para evitar la habituación
  • Deben darse en proporción a la importancia y a la dificultad de las conductas que se quieren premiar
LA LEY DE LA ABUELA
Consiste en exigirle al niño que haga algo que no le gusta como condición indispensable para conseguir algo que le gusta: 
  • "Podrás comer la tarta cuando comas el pescado", 
  • "Si terminas el ejercicio de matemáticas podrás ver la tele", 
  • "No podrás salir al patio hasta que recojas tus cosas"
Esta ley funciona mejor si las consignas se dan de forma positiva y tranquila, no de manera impositiva, gritando o alterados, ya que provocan reacciones negativas en los sujetos. No se debe decir:"¡Tienes que terminar la tarea para poder salir!", "Tus compañeros ya están fuera, tú saldrás cuando termines". ...






viernes, 9 de enero de 2015

Altas Capacidades: Criterios de Clasificación y detección

¿Cómo Clasificamos las Altas Capacidades? 

1.-Superdotado.
    *CI 130 o superior.
    *PC 75 o superior en Problemas numérico-verbales,  Matrices lógicas, Cálculo Numérico, Relaciones analógicas, Memoria Visoauditiva
    *Creatividad.

2.-Talento
2.1. Simple. PC 95 o superior en una única aptitud.
                  2.1.1. Verbal.
                  2.1.2. Matemático.
                  2.1.3. Lógico.
                  2.1.4. Social.
                  2.1.5. Creativo.
2.2.- Múltiple. PC 95 o superior en varias aptitudes.
2.3. Complejo. PC 80 o superior en varias aptitudes.
             2.3.1. Académico. PC 80 o  superior en Problemas númerico-verbales, Relaciones analógicas, Memoria Visoauditiva 
             2.3.2.-Figurativo. PC 80 o superior en Relaciones analógicas, Cálculo numérico.
             2.3.3. Figurativo-artístico. PC 80 ou superior en Relaciones analógicas, Cálculo numérico, Creatividad.
             2.3.4. Conglomerado. Combinación de un talento simple o complejo con talento complejo.


3. Brillante. CI 116-129 sin presentar ningún talento.
También se habla de la precocidad


¿Cómo detectamos las Altas Capacidades en el colegio?
  • Tenemos que ser sistemáticos
    • Mediante un protocolo
  • Como lo detectamos
    • Puede ser en el último ano de Educación Infantil
    • Mediante screening
    • Mediante diferentes cuestionarios tanto para profesores como para padres
  • Como las identificamos
    • Mediante pruebas de inteligencia (conviene pasar dos)
    • Mediante el estudio de la creatividad del alumno
  • Que medimos en la creatividad
    • Fluidez. (Muchas ideas sobre un tema)
    • Flexibilidad (Ver las cosas desde diferentes puntos de vista)
    • Originalidad (Rareza en las respuestas)
    • Elaboración (Muchos matices en las respuestas)
    • Inside (es la chispa, el Eureka)
Para más información visita:


miércoles, 7 de enero de 2015

Modelado o aprendizaje vicario

El modelado, también llamado imitación, aprendizaje observacional o aprendizaje vicario,es un aprendizaje en el que la conducta de un individuo o un grupo (el modelo) actúa como estímulo para generar conductas, pensamientos o actitudes semejantes, en otras personas que observan la actuación del modelo.

Los estudios y las investigaciones dan por buenas las siguientes afirmaciones:



  • Existe un tipo de aprendizaje, donde los sujetos aprenden observando a otros. A dicho aprendizaje se ha dado en llamar “aprendizaje vicario”, “aprendizaje social” o “modelamiento”.
  • Se aprende viendo conductas de otras personas sin necesidad de práctica.
  • El aprendizaje vicario tiene lugar inmediatamente. Si el sujeto que observa tiene capacidad intelectual y motora para realizar dicha conducta, puede realizarla de forma inmediata.
  • El aprendizaje vicario puede ser mucho más eficaz que otros tipos de aprendizaje.
  • En la infancia, los padres y maestros actúan cómo modelos. En la adolescencia los modelos son los iguales, y posteriormente puede ser cualquier otro sujeto con el que pueda sentirse identificado el aprendiz.
  • Los procesos de aprendizaje vicario duran toda la vida.
  • A través del aprendizaje vicario, se pueden sentir incluso intensas emociones ante situaciones que jamás se han experimentado personalmente.
  • El aprendizaje vicario puede ser un proceso “oculto”, tanto para el modelo,cómo para el aprendiz. Puede que ninguno de ellos sea consciente de que está enseñando o aprendiendo.
  • El aprendizaje vicario necesita un “canal” de comunicación. El sujeto aprendiz tiene que conocer (de alguna manera) las conductas que el sujeto modelo emite en circunstancias parecidas a las suyas.
  • Cuantos más observadores tengan acceso a un determinado modelo, más probabilidades hay de que las conductas del mismo se generalicen entre la“población” observadora.
  • Los sujetos que aprenden observando a un mismo modelo o modelos, no tienen porqué conocerse entre ellos ni compartir la experiencia del aprendizaje para terminar manifestando la misma conducta, si han compartido modelo.
  • Hay más probabilidades de que varios observadores se comporten de una forma idéntica si aprenden de uno o más modelos que lo hacen de manera parecida, que si lo hacen cada uno por separado emitiendo conductas de “ensayo y error”. En este último caso, las conductas emitidas ante situaciones parecidas estarían más diversificadas.
  • El efecto del aprendizaje vicario es mayor cuantos más modelos repitan la misma conducta ante idénticas circunstancias.
  • El aprendizaje vicario tiene tres efectos diferentes:
    • enseñar nuevas conductas,
    • estimular o provocar antiguas conductas
    • fortalecer (o debilitar) ciertas inhibiciones: miedo, timidez, etc.

Las características del modelo que favorecen la imitación son:


  • Carácter afectivo y recompensante
  • El control o poder del modelo sobre el observador
  • Dominancia o estatus social del modelo.
  • La semejanza del modelo con el observador
  • La sinceridad del modelo
Las características del observador que favorecen la imitación son:
  • La juventud del observador (se da más imitación en niños de 4 años que en niños de 9 años).
  • La dominancia. Los niños más dominantes imitan más y son más imitados.
  • La inseguridad en sí mismo lleva a mayor imitación.
  • La baja autoestima y la dependencia llevan a mayor imitación.




lunes, 5 de enero de 2015

Diagnóstico y Tratamiento del TDAH desde el punto de vista médico

En noviembre del 2014 acudí a una chala-coloquio del neuropediatra del Complejo Hospitalario Universitario de Vigo el Dr. Alfonso Amado que nos habló sobre el diagnóstico y el tratamiento del TDAH desde el punto de vista médico y organizada por la Asociación de Orientación Escolar "Faro das Cies "
La charla resultó muy interesante y amena y nuestra compañera Mabel nos pasó el resumen de la charla que transcribo aquí:


DIAGNÓSTICO Y TRATAMIENTO DEL TDAH DESDE EL PUNTO DE VISTA MÉDICO
Alfonso Amado
1.- Introducción
2.- Sistemática de diagnóstico
3.- Tipos de tratamiento farmacológico
4.- Leyendas urbanas y falsos mitos

1.- INTRODUCCIÓN
El TDAH es un trastorno del neurodesarrollo crónico con una base neurobiológica.
Los criterios diagnósticos del DSMV indican que los síntomas deben estar presentes antes de los 12 años. En el DSM V se ha limitado a 5 la presentación de los síntomas en la edad adulta. Los síntomas de hipercinesia van mejorando con la edad. El problema está en diferenciar lo normal de lo anormal. El TDAH es una alteración cerebral con distintas manifestaciones. Uno de los retos está en redefinir el fenotipo conductual, por ejemplo, los niños con el Síndrome de Smith Magenis dan muchos abrazos, o los que tienen el Síndrome de Williams coleccionan objetos.
No tenemos ningún marcador biológico de TDAH. Es crucial la detección precoz.

2.- SISTEMÁTICA DE DIAGNÓSTICO
A la hora de hacer una evaluación clínica se debe hacer una historia clínica detallada para obtener información en distintos entornos (familia/escuela). No existe ningún marcador psíquico o biológico que pueda diagnosticar TDAH.
¿Cómo se realiza el diagnóstico?
En general se basa en los criterios del DSM V y se siguen los siguientes pasos:
1º Entrevista con los padres y el niño
2º Evaluación  de la información de los profesores
3º Exploración física

Entrevista con los padres y el niño
   -Antecedentes personales:
          *Embarazo (exposición a alcohol, drogas, infecciones, nicotina que aumento mucho el riesgo de padecer TDAH, se multiplica por 10 y se perpetúa incluso en los nietos)
          *Parto y períodos perinatal y postnatal. La edad gestacional es muy importante. Las funciones ejecutivas se desarrollan en la semana 34 o 35 y si el bebé nace antes se incrementa mucho el riesgo. Otros aspectos a tener en cuenta: Apgar, bajo peso, hipoxia, hipoglucemia o malformaciones.
          *Desarrollo madurativo psicomotor y social.
          *Valorar posible historia de adopción y nacionalidad (los niños rusos suelen presentar Síndrome de alcohol fetal y muchos problemas conductuales.)
   -Antecedentes familiares:
          * Combinación de genética y ambiente
          * Importante conocer el organigrama y funcionamiento familiar

Evaluación  de la información de los profesores
Fundamental dada la importancia de conocer los síntomas en diferentes ambientes y debido a la limitación de tiempo en la consulta.

Exploración física
La observación del paciente es muy difícil de realizar, ya que el niño puede comportarse durante el tiempo que dura la consulta de una forma que no es la habitual.
La exploración física se realiza para descartar otros problemas neurológicos.
El perímetro craneal es crucial, Si tiene una microcefalia es muy probable que los problemas de aprendizaje provengan de que su cerebro no se ha desarrollado como debía. En este caso ese niño es susceptible de hacerle un estudio genético.
Si su cabeza es enorme, también puede tener problemas.
Se piden pruebas complementarias si en la historia clínica y la exploración hay síntomas o signos que sugieran otro trastorno. La exploración neuropsicológica y/o estudio psicométrico no siempre son necesarios.
Las escalas y cuestionarios no sirven para hacer un diagnóstico de TDAH, pero suponen un buen complemento a la entrevista clínica, como apoyo diagnóstico. Son útiles como herramienta de screnning (Conners, EDAH, SNAP V)

3.- TIPOS DE TRATAMIENTO FARMACOLÓGICO
Cuando hay un buen diagnóstico, es el medicamento más efectivo. “Si tengo TDAH me tomo metilfenidato y me cambia la vida. Si no tengo TDAH, tendré todos los efectos secundarios y ninguna ventaja.”
Debe haber desde el principio un tratamiento multidisciplinar.
Existen varios tipos de tratamiento:

-ESTIMULANTES:
1.- Metilfenidato
     *Con acción de 4 horas: Rubifén, Medicebrán
     *Con acción de 8 horas: Medikinet 50:60, Equasym 30:70
     *Con acción de 12 horas: Concerta
             Se debe comenzar con dosis bajas.
2.- Dexanfetamina:
     * De acción corta (Dexedrime, dexto-stat, Adderal)
    *De acción larga (Lisdexanfetamina): Adderal XR y Elvanse: es más efectivo que el metilfenidato, también más caro. Tiene un inicio de acción suave con una duración de 13 o 14 horas

-NO ESTIMULANTES:
     *Atmoxetina: Estratera
     *Agonistas: Alfa 2

Los tratamientos con medicina alternativa no son eficaces: tratamientos dietéticos, ejercicios visuales de optometría, homeopatía, flores de Bach,…
Es cierto que un déficit de hierro se relaciona con TDAH.

El metilfenidato lleva utilizándose más de 60 años (es bastante más peligroso el Primperán). Como efectos adversos está la disminución del apetito, que suele darse al principio, y luego se estabiliza. No se debe retirar la medicación ni en vacaciones ni en verano. Si lo retiro en verano, cuando vuelva a tomarlo voy a tener nuevamente todos los efectos secundarios que he tenido al principio. Es perjudicial y no tiene ningún sentido. Si mantengo el tratamiento, al cabo de unos años la corteza prefrontal llegará a funcionar bien.
El Risperdal se da a niños que tienen mucha impulsividad, y hace que disminuyan las conductas impulsivas.
Según los síntomas que prevalezcan, varía la medicación: El Estratera funciona mejor en niñas inatentas, con baja autoestima, muy ansiosas y depresivas. También es recomendable su uso cuando el TDAH va acompañado de Tics.
Lo más efectivo es: Terapia cognitivo-conductual + medicación

4.- LEYENDAS URBANAS Y FALSOS MITOS

  • La medicación tiene efectos a largo plazo que no se conocen. FALSO
  • Los TDAH están sobremedicados. FALSO, los niños que tienen TDAH están bien medicados, los niños con fracaso escolar sí que están sobremedicados. De hecho, el % de niños con TDAH es entre el 5% y el 10%, y los niños que toman metilfenidato son sólo el 1%.
  • La medicación causa adicción. Falsísimo. Un niño con TDAH tiene mucho riesgo de caer en otras adicciones.
  • Los laboratorios pagan a los médicos. Verdadero, pero fomentan la investigación, ofrecen ponencias, permiten que se reúnan, están detrás de una formación continuada, realizan ensayos clínicos,…proporcionan una infraestructura….
  • Los médicos dan un diagnóstico en media hora de consulta. Verdadero, es el tiempo del que disponen, por lo que necesitan mucha información en un corto espacio de tiempo.

domingo, 4 de enero de 2015

Funciones ejecutivas y TDAH

Recientes estudios demuestran que las dificultades propias del TDAH se encuentran en las funciones ejecutivas.
Las funciones ejecutivas  son aquellas funciones cerebrales que regulan nuestros actos más complejos: planificación, organización, secuenciación, relaciones causales, el razonamiento lógico, el pensamiento deductivo, etc., es decir, aquellas funciones instrumentales que nos permiten llevar a cabo acciones para alcanzar metas y completar acciones secuenciadas, como hacer un examen, movernos por una ciudad nueva, atender a un imprevisto en el hogar, planear una actividad para el fin de semana, etc.

Veamos unos ejemplos del mal funcionamiento de las funciones ejecutivas en un alumno:
INICIACIÓN
·         Excusas para postergar el inicio de la tarea
·         Parece que no escucha cuando le hablan
·         Niega que la alguna tarea señalada haya que hacerla (mentira por evitación de esfuerzo)
·     MEMORIA DE TRABAJO
·         No recuerda lo que tiene que hacer
·         No recuerda como lo tiene que hacer 
·         No recuerda para cuando lo tiene que hacer
·         No apunta las cosas en la agenda
·         Ante instrucciones largas se olvida la mitad
·      INHIBICIÓN
·         En medio de su tarea se distrae y no sabe como seguir
·         Interrumpe a los demás
·         Dice cosas inesperadas
·         Le cuesta frenar sus actos
·      CAMBIO
·         No acepta las correcciones….rabietas
·         Se molesta cuando le cambian los planes
·         No acepta sugerencias
·         Dice las cosas una y otra vez
·      PLANIFICACIÓN ORGANIZACIÓN
·         Le cuesta seguir las instrucciones que se le marca
·         Dificultad en la organización de la tarea
·         Deja todo para el último momento
·         No sabe lo que es prioritario
·         Se olvida de entregar la tarea aunque la tenga hecha
·         No sabe calcular el tiempo que le llevará hacer algo

Como se manifiesta el mal funcionamiento de las funciones ejecutivas en el rendimiento escolar:
  • En la calidad del trabajo: su trabajo suele ser pobre e incompleto, con mala presentación, aunque en ocasiones puedan hacerlo bien. Son muy dependientes del ambiente (organización, estructuración y supervisión).
  • En la cantidad del trabajo: con frecuencia no terminan sus trabajos, tareas, exámenes, etc.
  • En la velocidad del trabajo: muchos niños con TDAH trabajan más despacio, otros se precipitan, lo hacen muy rápido y comenten errores. En general, no revisan sus tareas y, cuando lo hacen, tienen gran dificultad para detectar los errores que cometen durante la ejecución del mismo.
  • En el rendimiento: Su rendimiento puede variar significativamente de un momento a otro e incluso de un día a otro.
  • En la automotivación (autorreforzamiento): Les cuesta mantener el esfuerzo en tareas o actividades que no les proporcionan una recompensa inmediata. Tienen dificultad para trabajar por grandes recompensas a largo plazo, en cambio, necesitan recompensas frecuentes aunque sean irrelevantes. Pueden iniciar una tarea correctamente, pero después de un tiempo están desmotivados y/o cansados y se dejan llevar por estímulos que en esos momentos son más gratificantes e inmediatos, como hablar con un compañero o mirar por la ventana; lo saben hacer, pero hay una incapacidad para inhibir esos estímulos. Se dejan arrastrar por estímulos más divertidos para ellos y recompensas inmediatas.
  • En la regulación del nivel general de alerta: es decir, para centrarse en las demandas del ambiente y del momento (lo que ocurre aquí y ahora). Tienen dificultades para iniciar el trabajo que deben hacer, evitar la distracción y mantenerse atento en situaciones monótonas. Con frecuencia, parece que sueñan despiertos o están en las nubes cuando se supone que deberían estar atentos, concentrados y centrados en una tarea.

Como se manifiesta el mal funcionamiento de las funciones ejecutivas en el comportamiento:
  • Frecuentemente, tienen dificultades para inhibir sus reacciones emocionales frente acontecimientos, tal y como lo hacen los otros de su misma edad. No es que las emociones que experimentan sean inadecuadas, sino que suelen manifestarlas públicamente. No son capaces "de privatizar" sus sentimientos y/o pensamientos, guardarlos y mantenerlos internos
  • En general, aparentan ser menos maduros emocionalmente, más expresivos con sus sentimientos, más exaltados, irascibles y se frustran fácilmente por los acontecimientos, provocando, a veces, dificultades en sus interacciones sociales (baja tolerancia a la frustración). 
  • En la incapacidad de interrumpir sus acciones cuando es evidente que ya no son adecuadas.
  • Los niños con TDAH suelen ser en exceso inquietos y muestran un movimiento excesivo que no es necesario para realizar una tarea determinada. Se manifiesta por un movimiento continuo de manos y pies, tocar cosas, mecerse mientras está sentado y el cambio de postura  constante mientras realiza tareas relativamente aburridas.
  • Los niños más pequeños suelen correr y trepar en exceso u otra actividad motora gruesa. Esto tiende a disminuir con la edad.
  • Los adolescentes con TDAH suelen manifestar más inquietud que sus compañeros de la misma edad y nivel de desarrollo.
Para saber más visita: