Páginas

martes, 30 de diciembre de 2014

Lo que los adolescentes esperan escuchar de los padres


¿De qué hablamos con nuestro hijo adolescente? Quizás lo primero que nos viene a la cabeza son los gritos a causa de las noas o porque el fin de semana llegó más tarde de lo habitual a casa. A veces, intentar comunicarse con un adolescente en crisis es una de las tareas más difíciles como padre.
Si nos descuidamos, nuestra relación puede reducirse peligrosamente a reconvenciones y críticas ...
Y, sin embargo, nuestro hijo tiene unas necesidades especiales de comunicación: espera que tomemos la iniciativa.
Los cinco mensajes que la mayoría de los adolescentes - nuestro hijo también - están deseando oír de nuestros labios son:




  1. ORGULLO. MENSAXE PRIMERO: "Estoy orgulloso de ti".Con esta frase tan simple, ayudamos a construir la autoestima de nuestro hijo. Es probable que se la digamos cuando consigue algún éxito, pero un adolescente la necesita especialmente cuando falla. Estamos orgullosos de él porque es nuestro hijo ... y no hacen falta más motivos. Y, no obstante, muchos adolescentes de hoy en día pueden no tener la suerte de escuchar este mensaje a menudo.Deberíamos estar orgullosos de nuestro hijo y reconocerlo por lo que es y por los esfuerzos sinceros que hace por mejorar,o sin comparar con otros y sin establecer metas arbitrarias como sacarlo todo sobresaliente, por ejemplo. Sentirse orgulloso de un hijo no debería ser por los puntos anotados en un partido de baloncesto, por ejemplo, ni de las notas conseguidas.Puede que resulte difícil estar orgulloso de un hijo cuando toma decisiones equivocadas o cuando falla. No obstante, nunca, nunca, debemos permitir que se esfume el cariño. Cuando falle, no diremos: "no llegarás nunca a ninguna parte". Un simple descuido y cuatro o cinco palabras pueden llegar a herirlo profundamente. En nuestro hijo adolescente hacen el efecto de: "estoy disgustado contigo como ser humano".
  2. AQUÍ ESTOYMENSAJE SEGUNDO."Puedes acudir a mi para que te haga falta; siempre estaré aquí para escucharte.Un adolescente da mucha importancia a poder acudir a sus padres cuando existen problemas; aunque exista rebeldía, en los momentos difíciles necesita tener una seguridad: "mis padres están ahí". No obstante, si no le ponemos atención cuando lo está pasando mal, le estaremos dando una buena razón para que se apañe por sí sólo y busque consejo y ayuda en otros lugares. Hay que escucharlos, sin querer hablar y pontificar continuamente. Así, dejamos claro a nuestro hijo que: Eres importante para mi", "me preocupo de las cosas en las que tú estás interesado", "me gusta escuchar tus ideas y opiniones". Escuchar con atención también estimula el deseo de hablar de los hijos. Se construye un ambiente de respeto y afecto mutuo.
  3. COMPRENSIÓN.MENSAJE TERCERO: "Quiero comprenderte". A veces, es frustrante ser padre. Continuamente oyendo los perjuicios de los quinceañeros que afirman que somos una generación antigua y que no los comprendemos ... No hay duda; es difícil comunicarse con los adolescentes. Muchas veces, cuando nuestro hijo nos acusa de que no le comprendemos es tan sólo una manera de defenderse. Confunde "no comprender" con no estar de acuerdo", por lo que no hemos de dejar que nos manipule. Si nos acusa de que no le comprendemos, hemos de decir a nuestro hijo que nos ayude: "Quiero comprenderte, me cuenta más, que sientes" ... ". Si tenemos la sospecha de que el único que acontece es que simplemente no estamos de acuerdo con él, podemos repetir lo que nos dice, sus argumentos, sus ideas, hasta que se dé por satisfecho y entonces: "Ves que comprendo lo que quieres decir y por qué; si no es así, quiero llegar a comprenderlo. Pero me parece que nuestro problema no es de falta de comprensión sino de falta de acuerdo".
  4. CONFIANZAMENSAJE CUARTO: "Confío en ti". Contar con la confianza de sus padres es importante para un adolescente. "El más dañino que me dijeron mis padres en mi vida fue que nunca podrían volver a confiar en mí". Nuestro hijo necesita que le digamos que nuestra confianza en él se desarrollará gradualmente en la medida en que adquiera nuevos conocimientos y experiencias en esas situaciones que requieran la confianza. No podemos pretender que nuestro hijo de quince años conduzca un coche - a parte de que es ilegal - porque no tiene la experiencia necesaria que nos permita confiar en su buen juicio. Pero hay otra razón por la que nos cuesta tanto a los padres confiar en nuestros hijos. Nos conocemos bien a nosotros mismos y, seguramente, experimentamos de primera mano todos los riesgos, situaciones y peligros de esta etapa. Sabemos qué fácil es ceder a las presiones del ambiente cuando no se está preparado. Esto nos previene de dar a nuestros hijos una confianza sin límites. De hecho, no estaríamos haciendo bien nuestro trabajo de padres si permitimos que nuestros hijos se encuentren en situaciones donde el grado de riesgo es más elevado que su nivel de madurez.
  5. CARIÑO. MENSAXE QUINTO: Te quiero. A veces, podemos perder muchas oportunidades de expresar amor y cariño - y de recibirlo - sólo porque no nos lo hemos propuestos como un objetivo consciente. Y, no obstante, es el mensaje más importante que chicos y chicas quieren oír de sus padres. El amor es el ingrediente esencial de una familia sana. Uno te quiero, dicho en voz alta y a menudo, los ayudan a saber quién somos y por qué nacemos. Cuando un adolescente no está seguro del amor de sus padres, los otros cuatro mensajes anteriores no significan nada. Necesitan que le digan que los quieren y que se lo demuestren. ¿Cómo pueden estar seguros de que los quieren si nunca se lo dijeron? ¿Cómo pueden estar seguros si sus padres nunca pasan el tiempo con él? La manera de demostrar el amor a un hijo se deletrea con estas letras: T -I - E - M - P - ODarle regalos, proveerlo de comida y ropa, mostrarle cariño de otras maneras está bien, pero también hay que estar dispuesto a perder tiempo con nuestro hijo adolescente: ir de pesca, ir de tiendas juntos... Relacionarse, comunicarse, cuesta trabajo. Esto acontece en el matrimonio, en la amistad ... y en la relación entre padres e hijos. Con un adolescente cuesta más, porque crece y gana más independencia constantemente, y por eso puede llegar a frustrarnos. No dejemos que acontezca en nuestra familia.

Artigo obtido de: FAMILIAE Psicoterapia

No hay comentarios:

Publicar un comentario